Las sombras se alargan en los Reinos Mortales. Desde las desvencijadas casuchas hasta las altísimas fortalezas, abundan en cada nación los oscuros presagios. Los ancianos susurran que el viento arrastra cambios, y no para mejor. El gran esfuerzo de Sigmar de prender de nuevo la llama de la civilización ha dado frutos, pero a su vez ha alumbrado peligros de otra índole.

EL DECRETO DE LOS MANDAMIENTOS DE ZENST
Jed abrió los ojos llorosos, pero volvió a cerrarlos para protegerlos de la luz del amanecer.
Leer relato Ver todos los relatos